Ciclismo: descubriendo nuevos horizontes con Wimu + Moxy

Continuando con nuestro trabajo de uso de Wimu en múltiples disciplinas deportivas, estos días hemos tenido la oportunidad de trabajar de nuevo a fondo en un deporte tan apasionante y exigente como el ciclismo.

En la mencionada disciplina, existen múltiples parámetros de monitorización y seguimiento en el entrenamiento, tanto de la cara del ciclista como de la bicicleta. Velocidad de la bici, frecuencia cardíaca del ciclista, cadencia de pedaleo, potencia desarrollada en el pedaleo… y saturación de oxigeno en musculo (SmO2) son en los sensores que hoy nos fijamos entre muchos más parámetros posibles.
Wimu_moxy_3D_ANT
Está claro que cada medida, por si sola, proporciona un gran valor y una gran herramienta para el atleta y entrenador de cara a la planificación y seguimiento. Pero una fusión de varios de estos parámetros en un conjunto de valores sincronizados en el tiempo, y a la vez enriquecidos con variables inerciales como impactos, inclinación de la bicicleta (o ciclista, según la ubicación elegida del dispositivo), velocidades de rotaciones… es lo que realmente puede hacer de Wimu una herramienta muy a tener en cuenta en la planificación, control y seguimiento de la preparación del ciclista.

Qué duda cabe, que los medidores de potencia en el pedaleo suponen un gran avance para entrenar exactamente a la intensidad necesaria en cada momento. Pero si a esto lo complementamos con la medida de saturación de oxigeno (SmO2) del músculo, obtendremos no solo lo que está trabajando ese músculo, si no también como le está afectando dicho trabajo. El entrenamiento basado en potencia permite obtener un parámetro de calidad del ejercicio, ajeno al terreno o a condiciones atmosféricas, y que de la mano de SmO2, nos va a indicar cuando nos queda hasta el agotamiento o hasta la recuperación.

Sigue leyendo